Posted on Leave a comment

Un día de pesca

¡Que aventuras podemos vivir muy cerca de casa! Y muchas de ellas tan sencillas como un día de pesca, ya sea sólo o con familia o amigos.

El ir a pescar nos hace movilizar a una playa, un río, un lago. Todos ellos, paisajes con el nexo común del agua. Y el agua nos da relajación.

Si no tenemos los utensilios los podemos adquirir sin mucha inversión económica. Un equipo básico para empezar y disfrutar de la experiencia.

Si somos personas aventureras y de campo, podemos ir a ríos o lagos a través de preciosas sendas de montaña, disfrutar del paisaje y la naturaleza, los animales y la vegetación, haremos un buen ejercicio y después disfrutar de un buen día de pesca.

Si por el contrario nos gusta más la paz y la harmonía, la tranquilidad y la relajación, nos podemos ir a una playa tranquila, con todos los accesorios de camping que queramos para pasar un bonito día de paz y armonía. Disfrutar de un amanecer o un atardecer de ensueño.

El fin no es pescar, sino disfrutar y relajarse.

Os animo a ello.

¡Feliz sábado!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *